¿Adiós al asado? Argentina se fanatiza con los sabores de la cocina oriental

Los turistas que viajan a la tierra del tango suelen tener una actividad imposible de quitar de la agenda: saborear la típica carne argentina.  En este viaje gastronómico hay otros platos que aquel país adoptó de los inmigrantes europeos, como la preferencia por las pizzas  y las empanadas. El paso de las décadas da cuenta de la emergencia de un nuevo protagonista en el paladar argentino: el sushi.

Tal como explican desde Unaghi Sushibar (http://www.unaghisushibar.com/), un restaurante y delivery de sushi de Buenos Aires, este menú japonés llegó a tierras argentinas durante la década del 90’, aunque por entonces no se trató de una propuesta muy popular. El sushi se servía en unos pocos restaurantes, en muchas ocasiones a puerta cerrada, y era principalmente elegido por la comunidad japonesa residente en este país del hemisferio sur y por algunos turistas que lograban encontrar “el tesoro escondido” en algún barrio porteño.

Fabián Masuda, que es una referencia en la Argentina al hablar de esta especialidad gastronómica, cuenta que durante aquellos años el sushi comenzó a ser de veras popular en Estados Unidos y que, como suele ocurrir, muchos países del mundo emulan las tendencias de aquella potencia. Masuda habla de un “efecto dominó”: la ficha de la Argentina también cayó.

Lo cierto es que en la Argentina se prepara un tipo de sushi que no es precisamente tradicional. Aquellos viajeros que han tenido la fortuna de degustar el sushi en Japón saben que allí predomina lo clásico, preparaciones que siguen a rajatabla una técnica, que el paladar de Occidente supo adaptar.  Eso sí: sea en Japón, en Estados Unidos o en la Argentina, hay algunos aspectos que todo buen sushi debe ofrecer: comenzando por la frescura del pescado, siguiendo por el punto justo del arroz, y culminando por el tamaño de cada pieza. También es clave la temperatura, según nos cuentan desde el antes mencionado restaurante de sushi en Palermo (http://www.unaghisushibar.com/palermo.php) , un barrio de Buenos Aires que se ha convertido en un polo gastronómico y donde, por supuesto, no falta esta propuesta culinaria.

Como decíamos, el sushi argentino puede ser muy diferente al que se come en otros rincones del mundo. Ocurre que la introducción de nuevos sabores es un hábito que se ha dado con fuerza en esta tendencia gastronómica: ¡en la Argentina hay sushi que, incluso, incluye una derivación del maíz, emulando un plato de la cocina peruana sobre una de estas piezas con pescado crudo!

Según Masuda, la introducción de nuevos sabores es absolutamente válida aunque todo depende de la creatividad de quien prepara las piezas, así como del gusto de cada comensal. Ya sabes: si tienes planeado un viaje a la Argentina, es casi seguro que no faltará el paso por una buena parrilla en aquel país, donde sirvan los mejores cortes de carne que se pueden conseguir en el mundo. Sin embargo, no está mal dejar un espacio de tiempo para probar el sushi argentino, en un país que lo ha recibido con los brazos abiertos y que tiene algunas variedades encantadoras, muy recomendables.

¿Quién imaginaría que un plato japonés podría hacerle frente al tradicional asado argentino? Algunos lo han imaginado, y el turista puede aprovecharlo.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.