El éxito de los centros de estética en los principales puntos turísticos del país

Los centros de estética forman parte de algo más que un simple éxito comercial, sino que además conforman un verdadero cambio en el paradigma cultural, donde aquello que una vez fue culposo, o se sintió como tal, hoy en día es motivo de regocijo para muchos. Y es que verse mejor, y sentirse mejor, con cosas a las que todos aspiramos de un modo u otro; y eso es precisamente lo que los centros de estética le ofrecen a sus pacientes: la posibilidad de sentirse mejor con ellos mismos.

Teniendo en cuenta estas cosas no es de extrañar que cada vez haya más centros de estética trabajando en los centros turísticos más importantes del país. Esto le permite al turista realizarse algunos tratamientos no invasivos, es decir, que no dejan secuelas visibles ni tiempos de recuperación, precisamente en un contexto de relajación y descanso, como seguramente lo son las vacaciones.

Incluso cuando hablamos de tratamientos que en otros tiempos hubiesen sido inimaginables para ser realizados en las vacaciones, como por ejemplo uno de los más populares entre las mujeres: el tratamiento con plasma rico en plaquetas para la celulitis, actualmente forman parte del auge de los centros de estética en distintos puntos turísticos del país.

Las razones detrás del éxito de los centros de estética en este contexto son muchas, pero la principal acaso tenga que ver con la creciente mejora en los distintos tratamientos que estos establecimientos realizan, muchos de los cuales ya no necesitan de ningún tipo de intervención quirúrgica. Por el contrario, en la actualidad bastan muy pocas sesiones en cualquier tratamiento no invasivo para conseguir excelentes resultados.

Esta dinámica, desde luego, ya existía en el pasado, pero invirtiendo los términos, es decir, con turistas del interior del país que viajaban a Buenos Aires para efectuarse algún tratamiento estético o de belleza. Si bien es cierto que Capital Federal y sus alrededores sigue agrupando a los mejores centros de estética del país, sobre todo en términos de aparatología, ya no es algo tan excluyente como solía ser en el pasado.

Estas posibilidades han capturado la atención de un perfil muy específico de turista, aquel que elige un destino determinado, más urbano que agreste, y pasa varias semanas en la zona, permitiéndole disfrutar de la oferta cultural, gastronómica, y también en otras áreas como la que acabamos de explorar en párrafos anteriores.

Es altamente probable que esta tendencia no se revierta en el futuro, sino más bien todo lo contrario. Con el desarrollo de nuevos y mejores métodos y tratamientos estéticos, se reducirán aún más los costos, y también los impedimentos lógicos para que muchas otras personas accedan a ellos. En consecuencia, realizarse un retoque estético será algo tan sencillo y rápido que ni siquiera formaría parte de las actividades extraordinarias que uno puede realizar en vacaciones, sino algo completamente normal.

Con esto en mente, es posible que en el futuro veamos cada vez más centros de estética trabajando codo a codo con hoteles en los más prestigiosos centros turísticos del país.

Esta entrada fue publicada en Turismo. Guarda el enlace permanente.