¿Es prudente realizar un viaje luego de colocarse una prótesis mamaria?

No es infrecuente que, luego de colocarse prótesis mamarias, la mujer necesite un tiempo para recuperarse. En términos prácticos: ¿qué mejor que hacerlo durante un viaje, en el cual no solo el cuerpo consiga restablecerse, sino también la cabeza? Dicho esto, y tras consultar con un importante cirujano plástico de Buenos Aires, quien se especializa en el tema de las prótesis mamarias, pasamos a darte algunas observaciones sobre el tema.

En primer lugar, y a pesar de que hoy en día colocarse prótesis mamarias no constituye algo realmente serio, lo más importante es que antes de viajar hagas una consulta con tu médico cirujano. Cada caso es único, así como cada organismo responde de manera diferente al estrés que supone una cirugía, con lo cual tu médico puede decirte claramente si esta posibilidad es recomendable para vos o, por el contrario, desaconsejable.

Naturalmente, los primeros días posteriores a la colocación de la prótesis mamaria forman parte de la etapa de seguimiento, y no se recomienda que la paciente realice ningún tipo de viaje. El proceso, sin embargo, es mucho más corto de lo que uno podría pensar, y el alta para realizar este tipo de actividades puede llegar realmente rápido si la paciente cumple al pie de la letra lo que su médico le aconseja.

Una vez que tu cirujano plástico considere que estás apta para realizar un viaje, ésta es probablemente la mejor decisión que podés tomar. Regresar a las actividades laborales u hogareñas después de este tipo de intervención es factible, desde luego, pero es importante que le des a tu cuerpo ese nivel de relajación necesario para recuperarse completamente, y qué mejor que hacerlo disfrutando unos días lejos de las obligaciones.

Para responder a la pregunta que nos planteábamos al principio, hay que decir que sí, es prudente realizar un viaje luego de colocarse una prótesis mamaria, pero siempre que ese viaje sea aprobado por tu médico tras realizar los controles que éste considere convenientes para tu caso en particular.

Viajar implica un cambio de rutina, y quizás es eso lo que necesitás luego de realizar un importante cambio en tu cuerpo, y consecuentemente en tu calidad de vida. Puede ser importante que, además, te tomes un tiempo para vos misma para acostumbrarte a los cambios físicos y psicológicos que has atravesado.

De manera tal que la prudencia, al menos luego de que tu médico lo haya autorizado, se vuelve una cuestión altamente recomendable. Alejarte un poco de tus obligaciones, de tus actividades, puede hacer que te recuperes mucho más rápido, y que regreses a ellas con las energías renovadas, tanto desde lo estrictamente físico como en lo psicológico, que también es un factor que hay que tener en cuenta en estas situaciones.

Más allá de esto, si tenés pensado efectuar un viaje luego de colocarte prótesis es importante que tomes los recaudos necesarios para evitar sobresaltos; y seguir al pie de la letra las recomendaciones de tu médico es la única forma de estar segura en este aspecto.

Esta entrada fue publicada en Turismo. Guarda el enlace permanente.