Un poco de historia de la gauchesca propia de San Antonio de Areco

Próximo a Buenos Aires, tan solo con trasladarse unos pocos más de cien kilómetros de distancia, podrán encontrarse con el tradicional y pintoresco pueblo de gauchos. Tradición gauchesca que se mantiene encendida y activa en cada rincón de la ciudad de San Antonio de Areco. Este precioso lugar ha logrado desarrollar y fomentar toda clase de actividades de tipo tradicionales por demás atractivas para visitantes y turistas.

Tuvimos hace poco la posibilidad de acercarnos a San Antonio de Areco y conocer una de las dos plantas de la firma Don Carmelo, dedicados a la fabricación de productos congelados, quienes también nos acompañaron un poco en nuestro paseo por el pueblo, supieron oficiar de guías y almuerzo mediante, nos contaron algunas cosas más acerca de la historia de la ciudad y sus atractivos.

San Antonio de Areco se caracteriza por sus veredas angostas y calles empedradas que se extienden por casi todo el pueblo. De casas bajas, muchas de ellas restos de lo que fueron cascos de viejas estancias, alojadas tras rejas de tipo coloniales que son parte de este particular paisaje y que a su vez son fragmentos de la historia y tradición de nuestro país.

Como es muy típico de los pueblos, alrededor de la plaza principal se encuentra la iglesia, el banco y el infaltable cafecito de la esquina. Y para los turistas que lo deseen pueden hacer el recorrido por los museos y algún que otro atelier, en donde se exponen los productos tradicionales campestres lógicamente artesanales hechos en plata y cuero.

En nuestra visita elegimos un clásico de la zona para almorzar, rodeados de campo.

Hay una variada oferta de lugares en los que se puede optar, por pasar el día entero, alojarse o tan solo ir a comer. Hay muchos que ofrecen espectáculos, paseos en carruajes y cabalgatas.

En el comienzo de nuestro recorrido, como ya lo hemos mencionado, visitamos la planta de alimentos congelados Don Carmelo de la que podrán conocer un poco más aquí http://www.doncarmelo.com.ar/fabrica-pizzas/ y seguimos nuestro día disfrutando del afamado asado campestre, en una estancia dentro del pueblo.

Compartimos una infaltable y abundante picada de quesos y salames mientras esperábamos la rueda de achuras para comenzar nuestro almuerzo. San Antonio de Areco ofrece una interesante y múltiple variedad de ofertas gastronómicas, entre estancias, restaurantes y viejas típicas pulperías de campo.

El pueblo de San Antonio de Areco se ubica a orillas del río cuyo nombre, algunos historiadores aseguraban dio origen al nombre de la tradicional ciudad bonaerense. Y sobre el río Areco se extiende el viejo puente construido en el año 1857.

Según cuenta la historia un grupo de vecinos de la zona lo construyó a fin de poder comunicar a los pobladores de un lado y el otro a los márgenes del río. Hoy día la gente se sienta a disfrutar de una hermosa mañana antes de almorzar o un cálido atardecer y apreciar el paisaje, compartir un mate, pasar un hermoso momento mientras los chicos juegan. Y caminar tranquilos a orillas del río Areco. Un lugar de nuestro país que recomiendo puedan conocer.

Esta entrada fue publicada en Turismo. Guarda el enlace permanente.